17 de febrero de 2020
Numismática en Unimar: Las primeras monedas de oro de Venezuela se acuñaron en Nueva Esparta

Fuente: Prensa Unimar/D.A./CNP 3.641 Untitled document

Que las perlas de Cubagua tenían valor de cambio y que las primeras monedas de oro de Venezuela se acuñaron en la isla de Margarita son dos informaciones que resultaron novedosas para los neófitos en numismática que asistieron a la I Conferencia sobre Numismática que se dictó en la Universidad de Margarita, el pasado 10 de febrero, en el marco de la celebración de la Primera Jornada Académica  de Numismática Neoespartana y Negocios  que se celebró en la isla de Margarita, entre el 7 y 8 de febrero pasado.

Lo especializado del tema, a pesar de lo valioso, convocó a un público selecto, y muy interesado, en la Sala de Conferencias 2 de Unimar. En primera fila, los miembros del Consejo Superior: profesores Pedro Cabello Poleo, presidente, Pedro Augusto Beauperthuy, director de Planificación y Presupuesto, y la profesora María Eugenia Morales, secretaria. Con ellos la Vicerrectora de Extensión, profesora Thamara Echegaray, organizadora del evento con la Asociación Venezolana de Numismática. También el profesor Simón Chirinos, profesores, estudiantes e invitados especiales. En la presentación de los temas y expositores, el presidente de la AsoVeN, profesor Romer Arrieta.

La numismática, que es el estudio de las monedas y las medallas, es una disciplina que va de la mano con la historia y la arqueología, y a través de ella es posible seguir el proceso civilizatorio de la humanidad. En el caso de la numismática neoespartana, los primeros registros se  inician con el III viaje de Cristóbal Colon a nuestras aguas caribe y la llegada de los colonizadores a estas islas, codiciosos de las perlas de Cubagua.

La “Falerística del Libertador” fue el tema de la primera charla, ofrecida por el licenciado Gerardo Cerrada, del Departamento de Numismática del Banco Central de Venezuela, quien realizó un recorrido por la gesta del Libertador Simón Bolívar para detenerse en cada capítulo de la historia de la independencia, de lo que fue la Gran Colombia, y cada una de las medallas con que fue condecorado en reconocimiento por los habitantes de cada ciudad o nación liberada, como la Medalla de los Libertadores de Cundinamarca, la Medalla de Libertadores de Quito, el  Sol del Perú, la Cruz de Bucaramanga, o el magnífico medallón de George Washington,  entre otras reliquias que actualmente reposan en las bóvedas del BCV. Es que la “falerística” es una disciplina, auxiliar de la numismática, que estudia las condecoraciones.

A continuación, Luis Roberto Ponte, de Numismática Margarita, realizó un breve recorrido por las fuentes históricas y documentales de la numismática neoespartana. Recordó que la historia y la numismática venezolana se iniciaron con el descubrimiento, conquista y colonización de Venezuela. Con él, un viaje por la historia del Nuevo Mundo y su reparte entre España y Portugal. Las primeras monedas fueron acuñadas en España y llegaron con los conquistadores. En estas tierras, las perlas de Nueva Cádiz, Cubagua, tuvieron también valor de cambio, a falta de piezas. Posteriormente se acuñaron monedas para que circularan en los territorios conquistados. Esas primeras monedas eran de cobre. Una vez más, la historia de la Capitanía General de Venezuela: el tirano Aguirre y su llegada a Margarita, el maltrato a los indígenas y la defensa de Fray Bartolomé de Las Casas, la administración de los Welzares (o Belzares) otorgada por Carlos V,   la Compañía Guipuzcoana, y las  monedas que circularon en cada uno de esos capítulos, incluyendo las semillas de cacao, las de sarrapia, los fragmentos de oro, o de plata,  como piezas con valor de cambio; las monedas de cordoncillo que en 1787 se acuñaron en México para   Trinidad y Venezuela hasta la proclamación de la independencia   de Margarita, el 4 de mayo de 1810. Surge una medalla de proclamación en Nueva Esparta, con un número 4 que confunde a los estudiosos: ¿Cuándo se acuñó y dónde? Algunos asumen que debió ser posterior al 5 de julio de 1811 porque tiene las siete provincias que proclamaron la independencia. Posteriormente la llegada de Morillo con 60 buques y el naufragio del “San Pedro Alcántara”, con el tesoro de la corona, el 15 de mayo de 1815. Un tesoro que aun se busca o bucea.

Muchos datos históricos salieron a relucir con la historia de la numismática neoespartana, hasta las monedas de oro acuñadas por Arismendi en Margarita en fecha incierta entre 1811 y 1817. ¿O eran medallas?