20 de marzo de 2017
Editores seguirán apostando al ingenio y a los lectores Prensa Filcar

Fuente: Prensa Filcar/Carolina Arias/CNP 6.126 Untitled document

 Representantes de 4 importantes empresas editoriales reunidos en la Feria Internacional del Libro del Caribe, Filcar 2017, analizaron la producción de textos, llegando a la coincidencia que, con ingenio y con lectores la producción seguirá adelante.
 
Partiendo de la realidad que, sin libros sería imposible seguir realizando encuentros literarios, en el foro “Salvar el mercado editorial”  donde participaron Mariana Marczuk, de editorial Planeta; Rosalexia Guerra, de Libros El Nacional; Sergio Dahbar, editorial Dahbar y Garcilaso Pumar, de Lugar Común-El Estilete, expusieron que la circunstancia habla de resistencia, por lo que el tiempo es fundamental para determinar el futuro de las empresas editoriales.
 
Marczuk señaló que además de preservar empresas lo importante es tener una producción de acuerdo al ritmo que los escritores crean, y como ejemplo refirió el impacto que tuvo la reducción de textos de fondos editoriales como Monte Ávila Editores, Fundación Ayacucho y Pomaire, que fueron grandes impulsadores de la literatura latinoamericana.
 
Sin embargo, afirma que la resistencia viene de la inercia de saber que Venezuela tiene un gran número de lectores, y aunque no se tengan estadísticas se ha señalado que inclusive supera a Colombia, Ecuador y Perú.
 
Dahbar por su parte, ratificó que encuentros como la Filcar demuestran que en efecto en Venezuela queda fuerza para mantenerse, sin embargo numeró elementos negativos de urgente solución. Hay que cuidarse de la piratería para frenar la edición sin pago de derechos; de la especulación inmobiliaria, porque librerías de renombre han tenido que cerrar por la imposibilidad de sostener los cánones de arrendamiento en centros comerciales; del gobierno, porque las regulaciones cambiarias no permiten estar al día con la producción internacional, y hasta de empresarios cuyo motivo principal de importar textos ha sido obtener el diferencial cambiario y no los libros como tal.
 
También Pumar y Guerra hablaron de los costos y la victoria que representa cada libro publicado, afirmando que la referencia “salvar el mercado editorial” a lo que llama  es a convertir el trabajo en un espacio de resistencia, donde el ingenio de cada quien y la permanencia de lectores será lo que nos salvará.
 
De acuerdo con los últimos ranking de producción semestral de libros, en Brasil se editaron 38 mil, en Argentina 17 mil, en México 13 mil y en Venezuela mil 590, cifra además inferior a Cuba.