19 de marzo de 2017
Juan Malpartida: Las ferias literarias logran el milagro de convertir islas en archipiélagos

Fuente: Prensa Filcar/C.A./CNP 6.126 Untitled document

 Además de agradecer a un público muy interesado en conocer el desarrollo en el tiempo de la literatura hispanoamericana, Juan Malpartida, novelista, ensayista, poeta y crítico español, dijo que llegar a Venezuela por primera vez, y hacerlo por la isla de Margarita, le dio la sensación de ver una isla convertida en archipiélago.
 
Su percepción radica en que como invitado internacional de la Filcar 2017, tuvo la inmediata oportunidad de estar en contacto con muchas personas, lo cual le dio la sensación de recorrer una parte del mundo desde un solo lugar.
 
Malpartida participó en la charla, historia y legado de la Revista Cuadernos Hispano-americanos, nacida hace 69 años, y dictó el taller “La poesía en los tiempos de la hiper-comunicación y el extravío”, expresando en este marco que, “la Filcar tiene una dimensión heroica  por hacerse en una isla, pero precisamente gracias a eso se conecta y deja de ser un espacio aislado, pero además siendo este su tercer año, es sin duda, una gran contribución a la región y al país, ejemplo de iniciativa de cultural y moral, así que espérenme también en la cuarta edición”.
 
En función de este aporte, el escritor se suma a las voces que aseguran que para que en el futuro haya más momentos de aportes creativos que de sequías,  el estudio es fundamental, “que los jóvenes puedan tener acceso a la literatura y al ejercicio de la crítica, a la libertad de pensamiento con los docentes en los colegios y universidades. Los bienes culturales tienen que ser  accesibles a todo el mundo, si no  los autores quedan en el silencio”.
 
El mismo deseo de trascendencia tiene Malpartida para su labor, ya que afirma que la revista Cuadernos Hispano-americanos ha sido puente para la cultura, es un medio en el que la diversidad de la expresión hispanoamericana y española tiene un punto de encuentro.
 
Al consultársele por qué  la literatura venezolana es merecedora de espacio en las editoriales internacionales. Dice  “Ello sucede porque buscar la identidad nacional es legítimo, pero no lo más importante, eso lo he notado en Perú, Argentina, México, Venezuela y me imagino que a lo mejor también  los otros lo ven de los españoles,  pero creo que el elemento de identidad sustancial es más bien lo universal, no lo local, lo que puedo reconocer siendo español, italiano, de Galicia o  Mar de Plata, porque lo  que es muy propio quizá no pueda ser propiedad de otro, en el sentido literario del término,  y en la literatura venezolana he encontrado elementos universales, por ejemplo  Cadenas o Montejo, Victoria De Estéfano o José Balza, que hacen trascender un surgiendo de un espacio muy local”.
 
En cuanto a las perspectivas que ve en la literatura hispanoamericana, afirma, “no lo sabemos, aunque teniendo  en cuenta lo que se ha hecho a lo largo del siglo 20 en América Latina y en España, porque al fin y al cabo la unidad es la lengua y la diversidad son los mundos imaginarios de cada individuo y de cada autor, obviamente que tenemos es una base muy importante para seguir adelante”.