04 de junio de 2018
Discurso de la Rectora Antonieta Rosales de Oxford en el Acto de Grado de la XXVII Promoción Jesús Rosas Marcano de fecha 31/05/2018.

Fuente: Rectorado

Untitled document

Prof. Pedro Augusto Beauperthuy Urich, Director del Consejo Superior y Rector Fundador de la Universidad de Margarita.
Profa. María Eugenia Morales Gómez, Directora del Consejo Superior.
Prof. Antonio Martínez Camacho, Vicerrector Académico.
Profa. Thamara Echegaray, Vicerrectora de Extensión.
Profa. Fanny Marcano Sanabria, Secretaria General.
Prof. Simón Chirinos, Director General de Administración.
Profa. Damelis Vásquez, Profa. Cristina Agostini Cancino, Profa. Karely Gil, Profa. Juana Sánchez, Decanas de las diversas áreas del conocimiento.
Profa. Annette Beauperthuy, Administradora de la Universidad de Margarita.
Profa. Ana Requena, Directora de Evaluación y Apoyo Psicológico.
Profa. Sujey Avane, Jefa de la Dirección de Recursos Humanos.
Abog. Antonio Sereno, Representante de Egresados ante el Consejo Universitario.
Br. Morel Cardozo, Representante Estudiantil ante el Consejo Universitario.  
Presbítero Emmanuel González, Párroco de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Valle.
Ciudadano Morel David Rodríguez, Alcalde del Municipio Maneiro.
Ciudadano Ramón Fernández, Director del Despacho de la Alcaldía del Municipio Maneiro.
Maestro Ecberth Lucena y el Orfeón Universitario.
Abogada María Valentina Berardi, Maestra de Ceremonia.
Br. Erick Figueroa, Presidente del Centro de Estudiantes.
Profesores, trabajadores, Centro de Emergencias UNIMAR, personal de logística y protocolo, medios de comunicación, familiares, amigos, graduandos y público en general

Meses atrás, a los pocos días de haber asumido el rectorado de la universidad, me toco presidir mi primer acto de grado, recuerdo que en ese momento dije que asumía un reto, que daría lo mejor de mí para cumplir cabalmente con las metas y objetivos de desarrollo, diversificación académica y vínculo con los estudiantes. En el entendido que la capacitación de nuestros alumnos sería el aporte real que brindaríamos a la sociedad de nuestro país, solicité la colaboración de todos mis compañeros de labores para lograr dichos objetivos, emplace a los graduandos a asumir sus propios retos de vida, para beneficio personal y colectivo.

 Para ese entonces ya vivíamos vicisitudes, estábamos conscientes de lo ardua y difícil que sería la tarea, las metas planteadas, hoy puedo aseverar con más firmeza que nunca, que a pesar de los pesares, estamos transitando por el camino correcto para lograr nuestros objetivos, gracias a la entrega, valor y conciencia de cada uno de los integrantes de esta gran familia llamada UNIMAR.

 Quiero ser enfática en este punto, cuando me refiero a la gran familia Unimar, no solo me refiero a todo el personal que laboramos en ella, sino principalmente a nuestros protagonistas, los estudiantes y egresados de esta casa de estudios, por ser ustedes la razón de ser de UNIMAR, por supuesto no puedo dejar de mencionar a quienes están a su lado, padres, representantes, amigos y demás familiares, quienes de manera indirecta forman parte de esta institución.

 En momentos en que las máscaras han caído, que la ineptitud se ha puesto de manifiesto en su máxima expresión, en que los valores morales han sido pisoteados, que nuestra tierra ha sido mancillada, donde se ha cultivado el odio, la miseria, la traición y el despotismo, en momentos en que el engaño es el discurso… solo la educación y el intelecto podrán freno al debacle al cual hemos sido conducidos.

 Contradictoriamente, las realidades del desastre socio económico han brindado al fin sus frutos, han servido para despertar la conciencia aletargada de todo un pueblo, nos ha enfrentado con las reales necesidades, nos ha hecho valorar la grandeza de nuestra tierra y sus riquezas, nos ha hecho sentir en carne propia el valor de nuestros familiares, de compatriotas hoy alojados en el exilio, nos ha concientizado sobre la real importancia de la educación y su difusión.

 Es precisamente este último punto, el que hoy, frente a ustedes, nos hace llenar de esperanza. Son ustedes una nueva generación desarrollados en una mal llamada revolución, los verdaderos héroes, porque a través de estos últimos años han ido superándose y alcanzando sus metas, no han permitido que los engañen, porque han valorado la grandeza y el esfuerzo de sus padres, la solidaridad de sus amigos, su compromiso social, han cimentado valores, han expuesto sus vidas en defensa de sus ideales… y todo ello gracias a la educación que se propusieron recibir.

 No piensen que esto culmina hoy, al recibir su título. Su lucha recién comienza, la herencia no es la mejor, pero han demostrado ustedes poseer el corazón de los valientes, la fuerza de los luchadores incansables, la humildad de la razón. Vayan, trabajen, construyan la patria grande, sean referencia y ejemplo.

 Tenemos un gran país, esperando por el rescate de sus hijos, para brindarnos aún más las bondades que lleva en su seno, el momento es ahora, el mañana es hoy, nuestro compromiso no tiene fecha de inicio y caduca cuando nuestras fuerzas hayan mermado.

 Para los que en esta etapa hemos tenido el placer de acompañarlos, es una inmensa satisfacción el poder compartir este momento, siempre contaran con nuestro apoyo y sabemos que contaremos con el suyo, nunca olviden el espacio que nos ha unido…su alma mater…por siempre… UNIMAR.

 Para concluir, quiero recordarles que sus fronteras serán las que ustedes mismos marquen, el viento será su bandera como sinónimo de libertad…si en algún momento los vientos y las tormentas cambiaran su curso, tengan por seguro que otros vientos los regresaran al seno, donde serán recibidos con amor y dulzura por esa gran madre que se llama Venezuela.